Compartir
Juan Camilo Restrepo
Juan Camilo Restrepo pedirá auditoría forense y acompañamiento en Medellín. Foto: archivo particular.

A cuatro días de que asumió como alcalde encargado de Medellín tras la suspensión de 90 días de Daniel Quintero Calle, el mandatario provisional, Juan Camilo Restrepo, ordenó su primer acto oficial: la solicitud de una auditoría forense de los recursos que recibió para evitar inconvenientes. La solicitud la hizo ante la Contraloría General de la Nación.

“La idea es solicitar al contralor general, una auditoría forense y por supuesto un acompañamiento”, anunció el alcalde encargado, refiriéndose a los dineros, fondos y demás ‘chicarrones’ que recibió de la administración de Quintero, que fue sancionado por la Procuraduría General de la Nación por presunta participación política a favor del candidato presidencial Gustavo Petro, del Pacto Histórico.

Restrepo llegó a la Alcaldía de Medellín por orden del presidente Iván Duque, quien lo designó mientras el mandatario suspendido cumple con la sanción que le impuse la procuradora Margarita Cabello. En esa línea, dijo que no desconfiaba de Quintero pero sí prefería tener claro lo que recibió. Es más, señaló que gobernará tal y como lo dispone la ley.

“No quiero estigmatizar ni generar prevenciones. No vengo a dividir. Tengo que tener claro que fue lo que recibí. No puedo llegar acá como una figura decorativa, sin saber qué fue lo que recibí. Ustedes se imaginan, después de este encargo, sin tener claro qué fue lo que recibí. Es un acto de responsabilidad”, dijo Restrepo, quien hasta antes de ser alcalde era el alto comisionado de paz.

Lo dicho por el funcionario del Gobierno nacional se dio durante un diálogo con la emisora BluRadio, donde también aseguró que este mismo jueves tendrá una reunión con los miembros del gabinete de la capital antioqueña para impartir las rúbricas que se desarrollarán mientras está al mando de la segunda ciudad más importante de Colombia.

“Por lo pronto tengo que enviar es un mensaje de institucionalidad. Me voy a reunir con los funcionarios hoy a las 2:00 de la tarde”, señaló Restrepo, mientras que reiteró que su nombramiento como alcalde encargado de esa ciudad es un “acto de responsabilidad”.

Inclusive, en respuesta a varios de sus críticos, el alto funcionario del gobierno Duque aseguró que es apto para el cargo y lo que hará desde la administración paisa es “trabajar por la gente. Además, envió u mensaje a quienes lo siguen cuestionando por su fugaz llegada a ese cargo. “Yo no soy una figura decorativa, vengo a gobernar”, dijo, a su vez que reiteró que llegó allí por orden del jefe de Estado.

“Me dedico a enviar un mensaje de institucionalidad, de unidad para la gente de Medellín, entendiendo que estoy en encargo por decisión de una autoridad administrativa y, por supuesto, por la confianza del presidente Iván Duque”, indicó.

Cabe recordar que la posesión de Restrepo se realizó en la Notaria 11 en el barrio El Poblado de la capital antioqueña, luego de este acto, realizó las declaraciones donde advierte el incremento de amenazas en su contra. “Vengo con un mensaje de unidad, de esperanza a todos los medellinenses. Vengo por encargo del presidente a ejercer con toda la responsabilidad, atendiendo además la decisión de un órgano de control”, dijo Restrepo.

El ahora alcalde de Medellín también aprovechó el espacio con los medios de comunicación para responderle a Daniel Quintero, quien lo tildó de “fantoche”. “Iván Duque ha nombrado un alcalde fantoche, que pretende romper con la institucionalidad”, fueron los palabras del funcionario sancionado por la Procuraduría General de la Nación.

Ante esta declaración, el alto comisionado aseguró que no le interesa responder a este tipo de calificativos. “No llegué para hacer de Medellín una gallera, vengo a darle tranquilidad y trabajar con la ayuda de todos pues hay muchos problemas por solucionar”, sentenció.

SEGUIR LEYENDO:

“La Procuraduría y el Gobierno nacional desestabilizan las elecciones”: Daniel Quintero anunció que llevará su suspensión ante la CIDH

Finalizó el desalojo de las familias indígenas que se habían asentado en el parque Nacional de Bogotá