Compartir
A los 88 años de edad, la Duquesa de Alba moría en su casa, en una de sus casas del Palacio de las Dueñas en Sevilla.
A los 88 años de edad, la Duquesa de Alba moría en su casa, en una de sus casas del Palacio de las Dueñas en Sevilla.

“Vive y deja vivir” ese era el lema que guiaba la vida de Cayetana de Alba o la duquesa de Alba. Y si algo hizo fue cumplir con ese lema a rajatabla y tener la vida que tuvo. Tuvo tantos títulos que entró al libro Guinnes de los Récords: cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa y catorce veces grande de España. Tuvo un título como decimoctava jefa de la casa de Alba que le permitía entrar a la catedral de Sevilla sobre un caballo si es que lo hubiese querido.

Tuvo una biblioteca de 30 mil libros, entre ellos una Biblia de 1430 que se salvó de la Inquisición y fue la primera traducida al castellano, las capitulaciones matrimoniales de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso, documentos autobiográficos de Cristóbal Colón y hasta la escritura de venta de un pazo en Galicia del año 1026. Tuvo una colección de 52 tapices, y una pinacoteca con 249 óleos de artistas como Velázquez, Rubens, Tiziano, El Greco, Goya, Zurbarán, Pablo Picasso, Miró, Marc Chagall más una impresionante colección de porcelanas, relojes, espejos y armaduras.

Vestido de noche de Ignacio Zúñiga en una reinvención inspirado en el retrato de la madre de Cayetana realizado por Ignacio Zuloaga
Vestido de noche de Ignacio Zúñiga en una reinvención inspirado en el retrato de la madre de Cayetana realizado por Ignacio Zuloaga

Tuvo un padre, Jacobo Fitz-James Stuart y Falcó que fue diputado, ministro de Instrucción Pública, ministro de Estado, Embajador en el Reino Unido y XVII duque de Alba de Tormes, entre otros títulos. Tuvo una madre, María del Rosario de Silva y Gurtubay, que falleció de tuberculosis a los 33 años cuando su hija apenas tenía ocho. Era una mujer tan bella que Ignacio Zuloaga, uno de los pintores más importante de ese tiempo, la retrató vestida de rojo, con mantilla negra, rosario y abanico y esa imagen se convirtió en símbolo de los valores de la mujer española.

Te puede interesar: Cómo se repartirán los u$s 3.700 millones de la duquesa de Alba

Tuvo un nacimiento muy esperado. Su madre, había sufrido dos abortos previos y la tarde que comenzaron las molestias del parto, su padre invitó a cenar al filósofo José Ortega y Gasset, al escritor Ramón Pérez de Ayala y al doctor Gregorio Marañón. De esa forma se aseguraba la presencia de una eminencia médica, además de los médicos que atendían en el parto. Cuando su hija nació, a la 1:45 de la madrugada, lo primero que exclamó el padre fue: “¿Qué es, una niña? Bien, perfecto”. Cayetana aseguraba que nunca, jamás, dio la menor importancia al hecho de que hubiera sido mujer porque la educó como si fuera un varón.

Palacio de Liria, una de las tantas propiedades de la duquesa de Alba
Palacio de Liria, una de las tantas propiedades de la duquesa de Alba

Tuvo un bautismo digno de una princesa más que una duquesa. Su padrino fue el rey Alfonso XIII y su madrina, su esposa la reina Victoria Eugenia. Para la ceremonia trajeron la pila bautismal de Santo Domingo de Guzmán que solo se utilizaba para bautizar a los monarcas o a sus descendientes.

Tuvo la educación propia de las niñas nobles de su época: en casa, con nodrizas y “nannies”, que le enseñaron inglés, francés, alemán, arte y música. Tuvo la tristeza de las hijas que crecen alejadas de sus madres. Tuvo miedo pero no tuvo abrazos, cuando se supo que su mamá padecía tuberculosis, por temor al contagio le impidieron acercarse.

La duquesa de Alba en una explosiva tapa de Interviú y con bikini a los 86 años
La duquesa de Alba en una explosiva tapa de Interviú y con bikini a los 86 años

Tuvo una infancia entre París y Londres bajo los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Su padre fue el primer embajador de Franco en el Reino Unido, hasta que renunció al comprobar que el dictador no tenía intenciones de restaurar la Monarquía. La hija conversaba a menudo con Winston Churchill, primo y amigo de su padre. También jugaba con la princesa Isabel -que tenía su misma edad- aunque prefería por divertida a su hermana, Margarita. Isabel luego sería reina y en caso de que Escocia se hubiera independizado de Inglaterra, Cayetana podría haber sido su monarca por ser una de las dos descendientes de la Casa de Estuardo, que gobernó Escocia desde 1371 hasta 1603.

Tuvo un amor adolescente con Pepe Luiz Vázquez, un torero que la traía “loca de pasión” y que se truncó cuando su padre la mandó a estudiar a Londres.

La duquesa de Alba con Alfonso Diez y Tom Cruise en el estreno de Misión Imposible 4
La duquesa de Alba con Alfonso Diez y Tom Cruise en el estreno de Misión Imposible 4

Tuvo una boda acordada por su padre, otra polémica con un ex cura y una tercera que su familia detestó. Tuvo la que en su momento fue “la boda más cara del mundo” con su primer marido, Luis Martínez de Irujo y Artacoz, que según la prensa de la época, estuvo a la altura de la de la reina Isabel celebrada ese mismo año. El día del enlace, la familia Alba donó medio millón de pesetas para los pobres de Sevilla y dio de comer a mil de ellos. En el banquete nupcial, los 2500 invitados consumieron 700 kilos de pescado, 400 kilos de jamón y bebieron 5.000 botellas de vino y 2.000 de champán. Con su primer marido parió a sus seis hijos, Carlos, Alfonso, Jacobo, Fernando, Cayetano y Eugenia. Vivió un matrimonio de 25 años que se terminó cuando él murió de leucemia y ella quedó viuda, con 46 años.

La duquesa de Alba y su boda con Alfonso Diez, su tercer marido
La duquesa de Alba y su boda con Alfonso Diez, su tercer marido

Tuvo una segunda boda, a los 50 con Jesús Aguirre y Ortiz Zárate un hombre once años menor, ex sacerdote e hijo de una madre soltera. A su boda no acudieron los reyes de España, porque aunque eran muy amigos de la novia como monarcas tenían vetado asistir a segundos matrimonios. “Mamá se va a casar con un cura, ¡qué fuerte!”, exclamaban los hijos de la duquesa. “Hay gente que no me perdona que me haya casado con un hombre inteligente. Pero somos muy felices juntos. No necesitamos a nadie más “, contestaba ella. Con Jesús compartió 23 años de vida que se terminaron cuando él falleció de cáncer. “El amor de mi vida fue Jesús Aguirre” y no el padre de sus hijos aseguró en más de una ocasión.

Tuvo una tercera boda a los 85 años con Alfonso Diez, un hombre 25 años más joven y gran amigo de su segundo marido. Los hijos desconfiaban amor pero ella se defendía “No quieren que me case, pero ellos cambian más de pareja que yo”. Para evitar suspicacias les donó toda su herencia y el 5 de octubre de 2011 con un diseño de encaje y color rosa, volvió a casarse. Después de la ceremonia, se sacó sus ballerinas y bailó una rumba ante el público que la vitoreaba. “¿Qué es lo mejor de la vida? El amor. ¿Y el amor tiene edad? Para mí no”.

La duquesa protagonizó uno de los momentos más icónicos de su tercera boda: dio unos pasos de baile, descalza, al ritmo de la música
La duquesa protagonizó uno de los momentos más icónicos de su tercera boda: dio unos pasos de baile, descalza, al ritmo de la música

Tuvo varias polémicas en su vida. Una, bastante bizarra, en abril de 2006, cuando según denunciaron varios afectados, cien pasajeros de un avión de Iberia que hacía el recorrido de Ibiza a Madrid tuvieron que dejar sus maletas para que la duquesa de Alba pudiese embarcar con todo su equipaje, compuesto por cuarenta maletas.

Te puede interesar: Las anécdotas más insólitas de la duquesa de Alba

Tuvo una polémica más complicada con la izquierda española y los sindicatos de agricultores que la acusaron de haber hecho fortuna, en parte, gracias a las nutridas subvenciones agrícolas que recibió de la Unión Europea. Según un informe de la ONG Oxfam, ella y sus hijos recibieron 1,8 millones de euros en ayudas de la Política Agrícola Común (PAC) solo en 2003.

Tuvo un nombre terriblemente largo: María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay. “De todos los nombres que mis padres eligieron para mí –ocho o nueve–, el de Cayetana es el que más me gusta y el que siempre he usado. También me encanta Eugenia”, solía aclarar.

La duquesa de Alba murió el 20 de noviembre del 2014, 40 años después de que lo hiciera Francisco Franco y 78 después de que lo hiciera José Antonio Primo de Rivera
La duquesa de Alba murió el 20 de noviembre del 2014, 40 años después de que lo hiciera Francisco Franco y 78 después de que lo hiciera José Antonio Primo de Rivera

Tuvo un viaje inolvidable por Egipto cuando era pequeña y el famoso arqueólogo Howard Carter, descubridor de la tumba de Tutankamón, les sirvió de guía solo a ella y a su padre, en las pirámides y en sus excavaciones. Tuvo una luna de miel que duró seis meses y donde recorrió Europa, México y Estados Unidos para terminar en Hollywood, donde con su primer marido, alternaron de fiesta en fiesta con Gary Cooper, Cary Grant, Henry Fonda, Marlene Dietrich y Bing Crosby.

Tuvo un solo gran arrepentimiento: no haberse dejado retratar -quizá desnuda- por Pablo Picasso, porque su primer marido, Luis Martínez de Irujo, se lo prohibió.

Tuvo tantas tierras que según el mito se podía cruzar España sin salir de ellas. Tuvo una fortuna que para algunos era de 850 millones de dólares y para otros superaba los cinco mil millones. Tuvo, aunque nació en Madrid, un amor incondicional por Sevilla, a la que de joven recorría disfrazada de mendiga y a la que eligió para que reposaran sus cenizas. Tuvo todo lo que quiso tener incluso el epitafio que ella misma eligió: “Aquí yace Cayetana, que vivió como sintió”.

SEGUIR LEYENDO

Siete años de la muerte de la Duquesa de Alba

El explosivo podcast de Corinna, la amante del rey Juan Carlos: del anillo de compromiso al brutal encuentro con la reina Sofía