Compartir

Aún en el contexto de una tarde gris y algo fría, cientos de quequenenses se acercaron este domingo a la Plaza Hipólito Yrigoyen para disfrutar de los festejos organizados por la Delegación con motivo de homenajear a la infancia, una jornada que se volvió más agradable al calor de la variedad de shows y talleres recreativos ofrecidos para el regocijo de toda la familia.

Luego de acompañar cada una de las actividades, el titular de la dependencia municipal, Hernán Rodríguez, aseguró que “los niños y las niñas pudieron vivir una tarde especial, que era la finalidad de este evento”. En detalle, “tanto los inflables como los talleres ofrecidos por Barrio Cultura estuvieron todo el día llenos de gente”, mientras que las presentaciones de “Zumba Kids”, “Dancing Up” y la murga “Los Reventados del Ritmo” llenaron de alegría el festejo: “Fue algo muy lindo”, aseguró el funcionario.

Agradeciendo la presencia del intendente Arturo Rojas, quien estuvo recorriendo la plaza y sacándose algunas fotos con los vecinos, Rodríguez destacó “la libertad” entregada por el mandatario para permitirles “realizar un evento de esta magnitud”, y aprovechó la oportunidad para felicitar también a las distintas áreas de la comuna que hicieron posible poner en marcha el festejo.

Uno de los puntos altos de la tarde fue la “Gran Búsqueda del Tesoro”, momento en el que los más pequeños y pequeñas de la familia pudieron compartir un momento de recreación junto a sus padres. “Fue una gran experiencia. Las familias enteras estuvieron alrededor de una hora tratando de encontrar los faros que se habían distribuido a lo largo y ancho de la plaza, y luego de lo cual se entregaron algunos juguetes de premio” a los más afortunados, señaló el Delegado.

Ni bien comenzadas las actividades y a mitad del evento, los integrantes de Proyección Quequenense, quienes decidieron apoyar el evento desde su solidaridad, estuvieron entregando pachos y jugos, primero, y una chocolatada con facturas a los niños y niñas que se iban acercando al centro histórico de la ciudad; a la par del pochoclero, dedicado toda la jornada a repartir palomitas de manera gratuita a quien las solicitaba.

Como espectáculo central, la payasa Marbelita desplegó todo su desparpajo en el escenario principal, regalando un show que fue muy bien recibido por los presentes y despertó algunas carcajadas y muchos aplausos. “La verdad que fue un gran evento, que la familia de Quequén merece vivir más seguido. Y ese será uno de nuestros objetivos”, destacó Hernán Rodríguez, despidiendo este gran festejo hasta el año próximo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here