Siempre desde su postura afable, Juan Ignacio Coria, el primer precandidato suplente de la nómina de consejeros escolares que propone la lista 895 de Nueva Necochea, dejó hacer pesar su parecer sobre los referentes de algunas fuerzas opositoras a la gestión de Arturo Rojas al frente de la comuna, quienes buscan menospreciar el cúmulo de obras que se han podido ejecutar desde la gestión municipal en estos últimos cuatro años diciendo que son políticas de “maquillaje”.

“Si fuera maquillaje, solamente se harían obras con visibilidad y no la cantidad de obras que le han dado nuevamente dignidad a la gente. Porque tener cloacas y agua potable, eso es darle dignidad. Son obras que van por debajo de la tierra, que no se ven, pero que el vecino que vive en ese barrio sabe cómo le está mejorando la calidad de vida”, certificó el profesor de Educación Física.

Hablando de Rojas, a quien conoció conformando la misma lista que -el ahora intendente- encabezaba como candidato a concejal en 2011, el docente de Construcción Ciudadana lo calificó como “un ejemplo de trabajo, de perseverancia”, pero también como “una persona que escucha las opiniones, un líder positivo que siempre da la oportunidad de participar, que le interesa la opinión de cada una de las personas que están con él”.

Sobre la visión un tanto negativa que la ciudadanía tiene de la política por estos tiempos, respondió que, como en cada profesión, “hay buenos y malos”, y que hay que erradicar esa postura de que “todos roban”, porque hay muchos que quieren ayudar.

Y en ese marco, rememoró algo de su largo recorrido en el ruedo, con tan solo 38 años de edad. Coria comenzó a trabajar como “profe” en la ONG “Proyección Necochea”, que lideraba el por entonces postulante a la intendencia, y recordado dirigente, Gastón Guarracino. “Viendo el día a día, que a los chicos se les daba un desayuno o apoyo escolar, me fui metiendo en el tema”, porque “uno va viendo esas cosas y cómo, a partir del granito de arena que puede aportar, va ayudando y conteniendo a los chicos”.

Volviendo al presente, “cuando recibí el llamado de Arturo invitándome a participar no lo dudé, le dije que si automáticamente. Tuve que acomodarme con mis tiempos y, siempre con el apoyo de la familia, me embarqué en esto de tratar de seguir cambiando y mejorando el distrito de Necochea”, remarcó el precandidato.

Y remató: “Creo que, con una buena gestión, con transparencia (de hecho, tenemos a Necochea entre los municipios más transparentes según las estadísticas provinciales), van a seguir viniendo obras que beneficien a todo el distrito”.